Fauna y Flora

  • Permitidas mascotas
  • Adecuado para niños
  • Patrimonio natural

El macroecosistema de Manzanares El Real

Todas las especies que la Naturaleza pueda crear en el Sistema Central, todos los animales y la vegetación que quieras ver, todos, o casi todos, viven aquí, en nuestro entorno natural privilegiado.

Los sistemas naturales de Manzanares El Real son variados y únicos, donde podrás encontrar humedales, bosques, estepas de alta montaña, pastizales de piedemonte y escarpadas cumbres graníticas, entre otros.

Estos hábitats son el hogar perfecto para multitud de especies florales, árboles singulares, robledales, hayedos, jarales, fresnedas, hongos de todo tipo (¡también venenosos!) y líquenes por doquier. Y esta espléndida vegetación es, a su vez, el hogar de nuestros mamíferos, reptiles, insectos, anfibios, peces y aves.

La convivencia de estos sistemas y nuestro cuidado, desde los más pequeños hasta los más grandes, es de vital importancia para su supervivencia, para que Manzanares El Real siga siendo el medio natural que es, para que podamos disfrutar de la vida que alberga.

La vida silvestre en todas sus variantes

Arbustos, cabras, flores, insectos, plantas acuáticas, anfibios, bosques, mamíferos, musgos, reptiles, riscos, aves… todos ellos en sus perfectos hábitats.

El territorio de Manzanares El Real es tan grande que alberga muchos espacios diferentes, con una orografía muy cambiante y suelos diversos. Esta variedad, junto con el agua de montaña que se manifiesta de muchas maneras, posibilita el crecimiento y desarrollo de vegetación variopinta según la altitud.

A pesar de las inmensas masas rocosas que caracterizan las zonas altas como La Pedriza y La Maliciosa, no deja de sorprendernos la posibilidad de encontrar grandes estepas y praderas entre sus valles, donde parece imposible que exista vida, floreadas de arbustos y plantas aromáticas como enebros, tomillos, espliegos y romeros. Las rocas de granito, estén a mayor o menor altura, siempre están decoradas de musgos que colorean el paisaje granítico.

Esta vegetación, propia del clima mediterráneo, va acompañada de las variedades vegetales que van creciendo al compás del cambio de suelo, según vamos bajando, donde el terreno es más rico y menos rocoso. En estas zonas se alzan bosques de pinos, piornales, encinas, robles, alcornoques, cipreses y hayas, por ejemplo, siempre acompañados de líquenes y mantos de jara pringosa, una de nuestras plantas más características e importantes.

En las zonas más bajas, los prados y dehesas aparecen dando fe de la acción humana cercana, y predominan los fresnos y la encinas acompañadas, por supuesto, de todas las variedades arbustíferas propias de nuestro término así como de inmensos mantos de flores silvestres que, en primavera, pueblan las praderas.

Por supuesto, llega la época del año en la que la humedad y el Sol se unen para crear el espacio perfecto para el crecimiento de hongos, que eligen su lugar dependiendo de los árboles y la materia orgánica circundante. Es en este momento en el que los visitantes acuden a nuestro pueblo “como setas”, pero recordad que tienen una normativa específica de aprovechamiento.

Y, finalmente, no podemos olvidarnos de nuestros árboles singulares: el acebo de las Cerradillas y el del río Manzanares, el pino albar de la Sierra del Francés, el alcornoque de Las Casiruelas y el del Bandolero, y los tejos del arroyo de Los Hoyos, del arroyo del Chivato y del Hueco de Las Hoces. Estos ocho grandes árboles, orgullo de nuestro patrimonio natural y etnográfico, están protegidos y custodiados por el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Flora y fauna - acordeón 1

Muchos de los animales e insectos que habitan nuestro municipio encuentran aquí su único nicho ecológico de supervivencia.

Al ser un espacio tan grande, existe una amplia variedad de hábitats que dan cobijo a muchas especies diferentes, algunas comunes en el resto de la geografía peninsular, otras más adaptadas y únicas en esta zona, otras migratorias y estacionales, y otras invasivas que se van acomodando a nuestro entorno. Al igual que pasa con la vegetación, dependiendo de la altitud a la que nos encontremos podremos encontrar unos animales u otros, siempre acorde con sus necesidades de alimentación, protección y desarrollo.

Como es bien conocido, la estrella entre los mamíferos más grandes de nuestra geografía es la cabra montés, especie endémica que tuvo que ser reintroducida ante su alarmante desaparición y que, felizmente, ahora vuelve a poblar nuestro territorio junto con familias de jabalíes, zorros, corzos y lobos. También tenemos mamíferos pequeños que no pasan desapercibidos y que contribuyen al mantenimiento perfecto de nuestro ecosistema, como varias especies de murciélagos y topillos, musarañas, ratones, conejos y liebres, la nutria, el erizo común, la ardilla roja, la comadreja, el tejón y la gineta.

Las aves en Manzanares El Real son un verdadero espectáculo, ya que su diversidad es realmente grande gracias a su mezcla de paisajes diferentes donde, por supuesto, destaca el Embalse de Santillana. Así, en las zonas más altas sobresalen las grandes rapaces y carroñeras, como el águila imperial ibérica, el águila real, el búho real, el buitre negro y el buitre leonado, que comparten espacio con otras de tamaño medio como el milano real, el milano negro, el azor, el halcón peregrino, el cuervo y el águila calzada. Las aves medianas y los pajarillos, tanto migratorios como permanentes, son los reyes de nuestro casco urbano y de las zonas silvestres bajas, donde podemos ver urracas, gorriones, aviones, golondrinas, vencejos, cornejas, codornices, perdices, carboneros, abubillas, alcaudones y herrerillos, por ejemplo. Y en el embalse encontramos, finalmente, un paraíso para los ornitólogos, donde las diferentes épocas del año ofrecen una enorme variedad de aves y pájaros que observar, como el tarro canelo, el ganso del Nilo, la cigüeña negra, la cigüeña blanca, varias especies de ánades y gaviotas, fochas comunes, zampullines, lavanderas, martines pescadores, cormoranes grandes y somormujos, entre otras especies.

Aunque no lo parezca, gracias al agua del río Manzanares, los múltiples arroyos, los manantiales naturales que brotan en nuestro término, y el Embalse de Santillana, los peces, anfibios y reptiles tienen un nicho ecológico de pervivencia perfecto. Algunas de las especies de peces que proliferan en estos parajes son la trucha común, la carpa, la lamprehuela, el cacho y el lucio, y entre los anfibios proliferan varias especies de sapos y ranas, algunas en proceso de recuperación como el sapo corredor. Los reptiles de nuestra comarca tienen un amplio espectro entre las especies de lagartijas y culebras, pero destacan especialmente el lagarto verdinegro, el lagarto ocelado, la lagartija serrana, la víbora hocicuda y el galápago europeo.

En el caso de los insectos, su capacidad de adaptación a nuestro medio los ha convertido en el grupo de mayor número de especies de la Sierra de Guadarrama. De hecho, se estima que el 35,5% de los insectos de la península ibérica se encuentran aquí. Esta increíble capacidad de supervivencia hace que, en Manzanares El Real, podamos encontrar más de 15.000 especies diferentes de invertebrados entre las que destacan el grupo de los efemerópteros, los saltamontes, las hormigas, las libélulas, más de 100 especies de mariposas y más de 1.000 especies de coleópteros.

Flora y fauna - acordeón 2

En imágenes

Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Ver más
1 / 17

Actividades en Manzanares El Real

Date un capricho y regálaselo a tus cinco sentidos.