Plaza del Pueblo y las Casas de Ayuntamiento

  • Accesibilidad física
  • Permitidas mascotas
  • Adecuado para niños
  • Patrimonio histórico

El corazón de la Villa

Espacio de reunión, de toma de decisiones, lugar de encuentro y de celebración de las festividades, donde la vida de los vecinos comienza y donde todo sucede.

Plaza del Pueblo y las Casas de Ayuntamiento

Como centro de la vida de sus vecinos, la Plaza del Pueblo y las Casas de Ayuntamiento son los lugares más importantes de Manzanares El Real, y forman un espacio hogareño en el que conocerse y reencontrarse.

La Plaza siempre ha sido, y es, el sitio privilegiado de celebración, donde se festejan las fiestas patronales y se hace vida social. Pero las Casas de Ayuntamiento son particulares ya que, a pesar de que nuestro municipio fue cabeza del Condado del Real de Manzanares, no existían como tal: eran la cárcel del Condado.

Su historia es apasionante y sus devenires azarosos, pero siempre conservó su pórtico, su balcón y su balaustrada, construcción que pudo ser ordenada por el Gran Cardenal Mendoza en el siglo XVI.

Los lugares social y políticamente más importantes

Por ellos pasamos toda la gente sin excepción, desde los vecinos y vecinas hasta los turistas y los más despistados.

Junto con la iglesia parroquial, la Plaza del Pueblo es el emplazamiento más importante de cualquier villa, puesto que en ellas se desarrollaba gran parte de la vida de sus moradores. Desde la Edad Media, los “ajuntamientos” se gobernaban mediante el sistema de Concejo Abierto, en el que se reunían los vecinos con derecho a voto para tomar decisiones alzando la mano, en sitios públicos como la plaza, el atrio del ayuntamiento o la iglesia. Como lugar de reunión en estos Concejos, en la plaza existieron gradas o escalones de granito situados a ambos lados del Ayuntamiento hasta los años 50-60 del siglo pasado.

En la Plaza también se celebraban, y se siguen celebrando, todas las fiestas públicas desde tiempo inmemorial. Durante las fiestas patronales, tanto en honor a la Virgen de Peña Sacra como al Cristo de la Nave, se limpiaba el entorno con la colaboración de un varón de cada casa, a quien el Concejo pagaba una pequeña suma. Una gran hoguera se encendía para iluminarla y todo el pueblo se reunía para bailar al son de la música. También era el espacio utilizado para la representación de las obras teatrales y loas en honor a la Virgen de Peña Sacra en los siglos XVII y XVIII.

La Plaza era también la plaza de toros y, desde el siglo XVI hasta la década de 1960, se celebraron aquí las corridas durante las fiestas patronales. Para hacerlo posible en este espacio abierto, se cerraba la Plaza mediante porteras de madera instaladas en las calles adyacentes, y carros colocados para impedir que los toros se escaparan del recinto. Los vecinos veían el espectáculo desde las ventanas y balcones de las casas de la Plaza, subidos en los carros y desde las gradas de piedra junto al Ayuntamiento.

Hoy en día, la Plaza del Pueblo sigue siendo el centro de la vida social de nuestro municipio, donde sus gentes se reúnen en los ratos de ocio, para encontrarse con amigos, para presenciar algún espectáculo o para expresar sus reivindicaciones sociales y políticas.

Plaza del Pueblo - acordeón 1

A pesar de que nuestro municipio era la cabeza del Condado del Real de Manzanares, en sus orígenes y hasta bien entrada la Edad Moderna, Manzanares El Real no tuvo ayuntamiento puesto que toda la comarca se administraba desde Colmenar Viejo.

A día de hoy, la fecha de construcción del primitivo edificio nos es desconocida, pero el lugar que ocupa la casa consistorial fue, en realidad, la cárcel de todo el Condado, dotado de pórtico para celebrar en él, también, las Audiencias Públicas del Real. Así, la cárcel de Manzanares El Real está atestiguada en documentos históricos durante siglos hasta que, en algún momento a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, compartirá espacio para albergar su uso como ayuntamiento.

En su estructura siempre ha conservado el pórtico monumental, el balcón con pies derechos de madera y la balaustrada de hierro en la primera planta. El pórtico es especialmente destacado, ya que está diseñado con cinco columnas de granito de fuste liso, sobre las que se instalan capiteles-zapata y dinteles. Estos originales capiteles están formados por dos modillones adosados, volutas y ornamento vegetal que imitan las zapatas realizadas en madera. Las vigas, también de granito, tienen molduras formando rectángulos decoradas con un florón de cuatro pétalos inscrito en círculos o medallones, con un estilo inspirado en modelos clásicos romanos.

Recientes estudios apuntan a la posibilidad de que este pórtico, por coherencia estilística con la arquitectura civil del entorno de la familia Mendoza, fuera ordenado por el Gran Cardenal Pedro González de Mendoza y ejecutado por su arquitecto favorito, Lorenzo Vázquez de Segovia. Muchas son las similitudes que tiene el pórtico con otras obras realizadas por esta familia, como el Palacio de Cogolludo o el Palacio de Antonio de Mendoza en Guadalajara. Vázquez de Segovia también habría trabajado en la nueva iglesia parroquial, pues las columnas del coro son iguales a las del pórtico del Ayuntamiento.

Durante las primeras décadas del siglo XX, además de ayuntamiento y cárcel, el edificio también fue sede de las escuelas de niños y niñas, del juzgado, la oficina de teléfonos y de la Policía Municipal.

Ya en el siglo XXI se realizó una importante reconstrucción del edificio manteniendo las características originales del primitivo Ayuntamiento. Aunque se elevó una planta más, se reutilizaron la mayor parte de los dinteles y zapatas en la construcción del pórtico, y se rehicieron las maltrechas columnas originales.

Plaza del Pueblo - acordeón 2

En imágenes

Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Ver más
1 / 7

Actividades en Manzanares El Real

Date un capricho y regálaselo a tus cinco sentidos.