Puente Viejo en la Cañada Real Segoviana

  • Accesibilidad fisica
  • Permitidas mascotas
  • Adecuado para niños
  • Patrimonio histórico

La unión de los castillos de Manzanares El Real

El granito de La Pedriza se transformó en puente para salvar el paso del río, para que ganado y personas pudieran seguir caminando por la Cañada Real Segoviana.

Por lo menos desde época romana, los caminos, vías y sendas que transitan nuestros pueblos fueron el medio de unión, relación y comunicación de sus moradores siendo, muchos de estos caminos, las cañadas que Alfonso X El Sabio regularizó en el siglo XIII.

En Manzanares El Real, para unir La Rioja con Extremadura, el Puente Viejo se levantó como medio de paso seguro por la Cañada Real Segoviana, además de ser el lugar en el que se cobraba del impuesto del “pontazgo”, tasa a pagar para cruzarlo.

Su situación es estratégica y sus orígenes, posiblemente romanos, fueron de madera, hasta que en el siglo XVI fue levantado en granito para asegurar su pervivencia para el futuro.

Historia del Puente Viejo

Desde la Edad Media, el Puente Viejo sirvió para salvar el río Manzanares y continuar el camino por la Cañada Real Segoviana, una vía pecuaria que comunicaba La Rioja con Extremadura y que era de uso habitual para viajeros, comerciantes y ganados del Concejo de la Mesta.

En el siglo XIII, el rey Alfonso X regularizó las cañadas para ordenar y proteger el trasiego de ganados, personas y mercancías, convirtiéndolas en importantes vías de comunicación. Dentro de esta regularización, en el Real de Manzanares se estableció el impuesto del “pontazgo”, tasa a pagar en el Puente Viejo por pasar e importante fuente de ingresos para los Señores del Real.

Aunque en su origen era de madera, el Puente fue reconstruido en el siglo XVI ya en mampostería de granito, con un solo ojo y sus cimientos apoyados directamente sobre las rocas naturales de las márgenes del río. Ha sido restaurado en diversas ocasiones a lo largo de los siglos, debido a las fuertes crecidas del río Manzanares en épocas de deshielo como fue el caso de la enorme riada de 1680, que arrasó todos los puentes y molinos construidos a lo largo de su curso, tanto en Manzanares El Real como en Colmenar Viejo. De hecho, la barandilla o pretil tiene dos postes de granito rematados con un pináculo, y en uno de ellos se graba inscrita la fecha de su última reconstrucción en 1792.

El cambio de costumbres y los avances en transportes dieron, como resultado, la construcción de otro puente más amplio para el tráfico de vehículos a motor en el siglo XX, reservando el paso por el Viejo a los viandantes.

Desde el mismo Puente Viejo, e integrados en los cimientos de la urbanización de pisos, podemos ver algunos restos de lo que fue el edificio principal de la Fábrica de Papel Continuo de Manzanares El Real abierta en 1837, la primera de ese tipo que se construyó en España. Allí, además de pliegos, se fabricaban bobinas de papel para la emergente actividad editorial de los numerosos semanarios y diarios de mediados del siglo XIX, así como para la edición del Boletín Oficial del Estado.

Imágenes del Puente Viejo

Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Ver más
1 / 9

Actividades en Manzanares El Real

Date un capricho y regálaselo a tus cinco sentidos.