Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

  • Accesibilidad fisica
  • Adecuado para niños
  • Patrimonio histórico

Una nueva parroquia para la época de mayor esplendor

Recuperó la fe que los duques quitaron al pueblo, representa la grandeza como templo de la Villa que fue cabeza del Real de Manzanares.

Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

Íñigo López de Mendoza y Luna, II Duque del Infantado, incorporó en la obra del Castillo Nuevo la parroquia de la Virgen de la Nava, iglesia tradicional de culto de la Villa. Ante esta expropiación al pueblo, a finales del siglo XV encargó la construcción de una nueva iglesia que recogiera, a su vez, la fe de los manzanariegos y los nuevos cánones artísticos de la época.

Nuestra Señora de la Nieves nos muestra su bóveda diseñada por Juan Guas, arquitecto de los Reyes Católicos, o los avatares a los que ha sobrevivido, como sus tempranas ampliaciones, incendios y la mima Guerra Civil.

Su actual jardín, antiguo campo santo, no es menos importante, ya que conserva magníficas estelas funerarias de los siglos XIII y XIV.

Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

La primera noticia que tenemos de la construcción de la Iglesia la encontramos en los textos históricos de 1495, aunque es probable que ya estuviera en construcción años antes cuando Íñigo López de Mendoza y Luna, II Duque del Infantado, cambió el proyecto del Castillo Nuevo para integrar en él la antigua parroquia de la Virgen de la Nava. Esta decisión hizo necesaria la edificación de una nueva iglesia parroquial, por lo que ambas obras se realizaron al mismo tiempo y participaron en el templo Juan Guas, autor de la Galería Sur del Castillo, y el arquitecto del Gran Cardenal Mendoza, Lorenzo Vázquez de Segovia.

La Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves cuenta con una planta de tres naves separadas por arquerías. La cabecera, cubierta de una soberbia bóveda de crucería realizada con piezas de yeso imitando piedra caliza, presenta las uniones de sus nervios decorados con pinturas. Fue diseñada por el genial Juan Guas en un ejercicio de arquitectura muy singular. A los pies, el coro ha sido recientemente reconstruido con dos de las cuatro columnas que tenía originariamente. Sus capiteles son idénticos a los del pórtico del ayuntamiento, obra de Lorenzo Vázquez de Segovia. La torre, adosada a la esquina noroeste, cuenta con tres cuerpos que se separan por cornisas y las típicas bolas mendocinas de estilo isabelino. En ella se abren dos alturas de huecos para las campanas con barandillas labradas en forma de flor de cuatro pétalos. Resulta curioso el hueco circular del piso inferior decorado con un trisquel, aunque solo el de la cara sur es original.

La ampliación del templo hacia el sur, documentada en 1511, responde más a los cánones renacentistas incorporando la sillería en la sacristía y un atrio porticado a lo largo de la fachada. Además, las imponentes arquerías de medio punto, que separan la nave central de las laterales, parecen haber sido añadidas al proyecto cuando la cabecera ya estaba construida pues son demasiado estrechas. Se añadieron también potentes contrafuertes exteriores en la cabecera y a los pies del edificio para contrarrestar los empujes laterales de un proyecto arriesgado.

La Iglesia ha sufrido graves daños a lo largo de su historia, aunque el más importante fue el incendio que se produjo de 1769 durante las fiestas de la Virgen de Peña Sacra. Ardió la torre, la capilla del baptisterio, todo el artesonado, gran parte de las imágenes de culto y parte del archivo. Milagrosamente, se salvaron la cabecera, la sacristía y el retablo mayor, aunque este último fue destruido durante la Guerra Civil. Junto al techo del pórtico y sobre la puerta de entrada, se conserva una viga labrada procedente del artesonado original, la única que se libró del incendio. La iglesia fue reconstruida y, tras varios siglos de dificultades en su mantenimiento, sufre una importante restauración entre 1969 y 1970. Es entonces cuando se pierde parte del cementerio interior y otros elementos, como las lápidas sepulcrales, el púlpito y el coro. Ya en 2012, la iglesia recuperó sus volúmenes originales y, actualmente, el coro alberga una exposición con diversos objetos recuperados durante la restauración del templo.

En el exterior, el jardín, antiguo camposanto, expone varias estelas funerarias de tipo discoideo, de los siglos XIII y XIV, que se rematan con cruces griegas en bajorrelieve y, probablemente, proceden de enterramientos de la primitiva iglesia que estaba junto al castillo, trasladadas para marcar los límites del suelo sagrado de la nueva iglesia y su cementerio.

Hoy, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Nieves, la iglesia representa la grandeza como templo de la Villa que fue cabeza del Real de Manzanares.

Imágenes de la Iglesia

Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Cartel de la película
Ver más
1 / 15

Actividades en Manzanares El Real

Date un capricho y regálaselo a tus cinco sentidos.