Cuenca alta del río Manzanares

Otra faceta bien distinta de este Patrimonio Natural es la de cuenca alta del Río Manzanares, que brinda protección a este río y todos los arroyos de los que se nutre hasta su llegada al Embalse de El Pardo.

El origen de este agente modelador natural, que excava valles y barrancos en las montañas gracias a la impetuosidad de su creciente, se localiza en las cumbres de la Sierra de Guadarrama (Guarramillas 2.160 m), donde su caudal es bravo y cristalino gracias a las aguas procedentes del deshielo. Los márgenes del río se ven ocupados por sendos brezos y diseminadas rocas que sirven de nido a los mirlos acuáticos que, junto a la trucha, son la especie más abundante del reino animal en la zona.

A medida que el río desciende y sus aguas discurren con mayor tranquilidad, el paisaje se torna más exuberante, con una gran variedad de plantas de ribera, sauces y bosques de galería -abedules y choperas- cuyo aspecto cambia ostensiblemente en función de la estacionalidad.

Es difícil saber cuál es el mejor momento para visitar el río; si la primavera, con toda la bravura del río y el despliegue de aves y anfibios que se produce año tras año; el verano, fresco oasis en medio del estío; el otoño, con su rico colorido que va desde el amarillo hasta el rojo más intenso; o el invierno, donde puede disfrutarse de una paz y soledad incomparable.

Pin It on Pinterest

Si te gusta Manzanares El Real…

compártelo con tus amigos.